AUTORA: ROSARIO MEDINA

LENTEGÍ
Aquí en nuestra Andalucía
En esta tierra tan brava
Donde tenemos sequía
Pero alegría no falta.

Yo le hablo de mi pueblo
El mejor de la comarca
Que se llama Lentegí
De la provincia de Granada

Me parece que ni pueblo ni siquiera
Esta en el mapa
Pero es una maravilla
Por sus campos y montañas

Por sus gentes tan semillas
Su nobleza se destaca
Y esas fuentes cristalizas que la
Sequia no alcanza
……..
Y ese cielo tan azul
Y esas noches estrelladas
De pueblecitos tan bellos
esta Andalucía poblada
Donde no hay maravillas
echas por la raza humana
Pero si por la divina
Que es la mejor y la más sana

Pues yo me levanto un día
Y miro por mi ventana
Y lo que veo por ella
A mi me levanta el alma
Veo mi pueblo tranquilo
Con esas casas tan blancas
Y todas con las macetas
Colgadas por las ventanas

Veo cuando baja el sol
Tranquilo por la carada
Y esos pájaros cantando
Como si paz inundara
Y yo me siento feliz
Solo con ser de este pueblo
Mi pueblo que es Lentegí

UN SUEÑO CON LA VIRGEN
Ciertamente, no encuentro
la palabra exacta,
aunque en mi pecho,
brotan con ardor,
van saliendo, como
perlas cristalinas
y se rompen
con el tono de mi voz,
Hoy quisiera
descifrarlas con esmero
ya que un sueño
tan hermoso tuve yo,
que escribirlo
no se si ahora puedo.
Yo soñé: que la Virgen del Rosario
con su mano me llamaba
desde el cielo
y subiendo a los balcones
de la gloria,
le contaba muchas cosas
de mi pueblo.
Yo pedí por mí gente,
también por los que se fueron
que aquí tienen sus raíces
y Lentegí es su pueblo,
y ella me dijo Rosario
y me miró sonriendo
-tú que también tienes hijos
¿sabes lo que estas pidiendo?-
Si una madre nunca olvida
ni a sus hijos,
ni a su pueblo.
Pedí por nuestra cultura
porque perduren de nuevo
y camine Lentegí
con la Reina de los cielos.
LA ALEGRÍA
¡Oh! Lentegí, mi gran sueño
blanca paloma encantada,
que enamoraste al jaloche
donde reflejas tu cara.
Sultana entre los moriscos,
que “alegría” te llamarán.
Y coronada de estrellas
al filo de tus montañas
tienes salida hacia el mar,
para no faltarte nada.
¡Oh! Lentegí, Lentegí
mi blanca flor perfumada,
que se riega con el agua
que nace en Guardajamas.
Y entre almendros y olivares,
por las acequias de plata,
cantando va el molinillo
que en un estanque descansa.
Y como savia se extiende
en nuestra vega poblada
de nísporas y aguacates
de limones y naranjos.
¡Oh! Lentegí, Lentegí
que sabio fue el moro aquel
que “alegría” te llamará

Leave a Reply

Your email address will not be published.